¿La homosexualidad es parte de la evolución?

0
29
evolución, homosexualidad, Martín Bonfil, gay, LGBTTTI, explicativa, Spondeo Media, Mariana López

Diseño: Mariana López

El comportamiento homosexual existe en todas las especie animales

Como parte del mes de la Evolución en Universum, Martin Bonfil, químico farmacobiólogo y técnico académico en la Dirección de Divulgación de la Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ofreció una conferencia llamada Homosexualidad y Evolución el pasado 13 de noviembre.

Para conocer más sobre este tema, Spondeo Media entrevistó vía telefónica a Martín, quien nos platicó cómo algunos factores biológicos influyen en la orientación sexual, la visualización de la homosexualidad, la defensa de los derechos LGBTTTI, entre otras cuestiones.

Originalmente, la conferencia se llamaba “Biología y la Homosexualidad”, pero fue adaptada para que formara parte de la temática de Universum.

“Aunque hablo de la relación de la biología y la evolución con la orientación sexual en humanos y en animales, detrás de eso hay otro mensaje y es el que realmente me importa difundir con esta charla: la tolerancia a la diversidad sexual y el respeto a los derechos de las minorías sexuales”, confesó.

evolución, Homosexualidad, Spondeo Medio

“El tema es hablar sobre la existencia de la homosexualidad y a lo largo de la historia y cómo en muchas culturas ha sido aceptada como parte del tejido social; aunque no necesariamente en todas las civilizaciones”, comentó.

La evidencia científica ha demostrado que existen comportamientos homosexuales en prácticamente todas las especies animales que tienen dos sexos. Además, existe un componente biológico en el comportamiento y la orientación homosexual que pasa desde algunos genes relacionados con la homosexualidad. Existen algunas estructuras cerebrales que tienen un desarrollo distinto en los varones homosexuales y hasta una cuestión hormonal, aunque esta última no tiene mucho sustento.

En la conferencia, Martin usa como ejemplo el caso de hermanos gemelos, “tú puedes comparar entre hermanos que no son gemelos, es decir, cuates o gemelos heterocigóticos (que no vienen de un mismo óvulo) y entre gemelos homocigotos (que vienen de un mismo óvulo). Lo que encuentras es que, en los gemelos idénticos si uno es homosexual, el otro gemelo tiene un 50% de probabilidad de también ser homosexual. Estos casos no los encuentras en gemelos no idénticos o en hermanos simples”.

Por lo tanto, hay un componente genético asociado, pero no se trata de un sólo gen, sino que son varios genes. No quiere decir que éstos controlen o decidan si una persona va a ser homosexual o heterosexual, pero sí están involucrados”.

Tanto la orientación sexual como la identidad de género puede cambiar a lo largo de la vida de una persona.

Existen muchísimos otros factores: psicológicos, culturales y educativos. Además de la experiencia que vive cada persona, hay distintos aspectos que pueden influir en la identidad y en la orientación sexual. “Algunos hablan de elección, algunos hablan de algo más bien innato. Pero es, mejor dicho, una combinación de las dos cosas. Al final de la presentación regreso al tema de los derechos, y concluyo que es algo que existe y que no se puede catalogar como algo antinatural, es perfectamente natural”, aseveró.

Gracias a la ciencia hemos entendido mejor esas diferencias entre los individuos de la especie humana. Hemos aprendido a respetarlos y a darles los derechos que tenemos todos los ciudadanos.

Principalmente en la cultura occidental, durante siglos las personas escondían su orientación sexual debido a que la homosexualidad era considerada una perversión o un pecado. Es apenas hasta este siglo que se han logrado muchos avances en reconocer los derechos de las minorías sexuales y se ha podido comprender qué tanto la orientación sexual y la identidad de género son fluidos y pueden cambiar a lo largo de la vida de un individuo.

“Una persona puede reconocerse en una etapa de su vida como heterosexual, homosexual o bisexual y en otra etapa de su vida cambiar. Es más complicado de lo que uno pensaría en primera instancia y a veces las etiquetas nos quedan chicas”, agregó.

Homosexualidad, Spondeo Media
Fuente: PixaBay.

“Pero sí te puedo asegurar que es completamente natural y que no es un comportamiento relacionado con la reproducción ‘las parejas homosexuales ayudan a las parejas que tienen crías a cuidar a sus hijos, con las que tienen un parentesco de tíos’. Entonces, el tío homosexual o la tía homosexual ayudan a criar al pequeñito que lleva un cuarto de sus genes”, ejemplifica Bonfil.

De acuerdo con varios expertos, siempre ha habido como un 4% y un 10% de población homosexual en todas las épocas y en diversas culturas.

Es preciso decir que la homosexualidad —y por extensión las demás sexualidades que forman parte de la diversidad humana—, conforman nuestra naturaleza y no se puede recurrir a un componente genético para explicarlo, ya que es un fenómeno mucho más complejo. Aunque se tiene una base biológica, va mucho más allá.

La ciencia fue una gran aliada contra el racismo. Fue una gran aliada del feminismo y está siendo una gran aliada del movimiento de liberación homosexual y el movimiento por el respeto a los derechos de la diversidad sexual.

La comunidad homosexual ha representado entre el 4% y 10% de la población  en todas las épocas.

Martín lamentó que se haya desechado en el Congreso de la Ciudad de México la propuesta para ampliar los derechos de los menores de edad transexuales y transgénero, donde se les daba la capacidad de cambiar sus papeles para que apareciera su nombre con el género con el que ellos se identifican.

Esto revela lo poco que todavía la sociedad mexicana entiende del fenómeno de la gente trans. Uno pensaría: ¿a qué edad puede un niño tener definido su identidad de género? Esto es variable. Hay niños que, desde muy pequeños, ya tienen determinado su identidad de género.

«Digamos que desde que empiezan a hablar y empiezan a caminar y a tener cierta autonomía, evidentemente muestran una atracción por las actividades, la ropa, la manera de hablar del sexo opuesto al que ellos pertenecen biológicamente”, aseguró.

En otros casos, puede ser hasta los 40 o 50 años que una persona se dé cuenta que toda su vida había tenido una incomodidad que no alcanzaba a entender y se da cuenta que anhelaba pertenecer al sexo opuesto. Es entonces cuando buscan cambiar su identidad de género.

No hay una edad en el que las personas trans se den cuenta de que lo son. Pero sí hay casos en que desde muy pequeños (3, 4 o 5 años) ya pueden tenerlo muy claro. “Esto no es tan sorprendente como puede sonar porque uno recuerda que a esa edad ya se sabía si uno es hombre o mujer, no nada más te lo decían, también lo sentías”, afirmó.

La homofobia y la discriminación provienen del miedo y de algunas ideologías.

Finalmente, recalcó que la homofobia y la discriminación hacia la comunidad LGBTTTI surge del miedo a lo diferente. A lo largo de la historia, se construyó la idea de que sólo hay dos sexos y de que el sexo sólo sirve para la reproducción. Este pensamiento fue fomentado por la religión y algunas ideologías; de forma que una persona que ve a un individuo homosexual ya está condicionada para rechazarlo, para verlo como algo nocivo, algo sucio o antinatural.

También existe algo más sutil: reconocer la existencia de un impulso homosexual y muchas personas que rechazan a los homosexuales es por temor de reconocer en sí mismos ese impulso. Muchos casos de agresores y criminales que han atacado a personas homosexuales, se deben a que ellos son homosexuales de clóset o personas que tienen conflictos con su propia sexualidad.

“En ambos casos, es el miedo a lo diferente y el miedo a encontrar eso diferente como  algo amenazante”, finalizó.

Leave a reply