El muro de Trump, ¿por qué nos debe de preocupar?

5
33

Ilustración: Mariana López // Fotografía: Obturador MX

Texto por: Zuriel Ramos Favela*

Si hay un tema en el que los mexicanos estamos de acuerdo es en nuestro desprecio —en ocasiones odio— al presidente estadounidense. Más allá de su retórica poco ortodoxa, e inclusive racista, hay un símbolo que se erige como clave para nuestro rechazo. Sí, me refiero al muro.

Para las voces más moderadas en México y en Estados Unidos, un muro dentro de la frontera estadounidense es un tema de soberanía nacional. Es un tópico en el que los mexicanos no deberíamos de tener injerencia. 

En nuestro país se argumenta que un muro, por muy nefasto que pueda llegar a ser, no afectaría el flujo de migrantes indocumentados; ellos llegarían por avión entrando con visas y permisos de trabajo a los Estados Unidos. Por su parte, varias figuras republicanas, han señalado que es sano para los vecinos estar debidamente separados por una barrera física.

Ni una ni otra. El que los medios nacionales no tengan como prioritario el tema de si México debe o no pagar por el muro parecen alejarlo de la discusión. Esto empeora cuando en la agenda de la Cuarta Trasformación tampoco figura el asunto.

La administración de Peña Nieto ni, por ahora, la de López Obrador se mostraron con ingenua preocupación al respecto. El actual gobierno ondea la bandera de que la mejor política externa es la interna; lo viene diciendo desde la campaña.

Hay varios indicios que el gobierno mexicano ha cedido en temas espinosos para evitar confrontarse con los estadounidenses y poder enfocarse en lo interno. Un claro ejemplo es que se haya permitido a migrantes centroamericanos esperar su proceso de asilo en territorio mexicano; de esta manera se pudo evitar la congestión de centros de detención en Estados Unidos.

Sin embargo, no está muy claro el beneficio que esto tuvo o ha tenido para México.

Lo que es un hecho: Donald Trump ya tiene dinero para continuar el muro. La situación es no menos que una bomba de tiempo para la actual administración del presidente López Obrador. Si Trump hace avances significativos en la construcción de su proyecto puede desembocarse una crisis humanitaria en éste lado del Río Bravo.

Lejos de detener o desincentivar la migración, el muro subiría significativamente el riesgo y los costos para centroamericanos y connacionales que buscan el sueño americano. Al ser más costoso, el crimen organizado, abundante en los seis Estados fronterizos, ampliaría su operación a la trata de personas, y reclutamiento. De más está por decir que esto significa un gran riesgo para dicho sector, ya de por sí vulnerable.

Hace pocos días Trump declaró Estado de Emergencia para ejercer presión sobre la construcción de muro.

Si López Obrador sigue con su silencio y pasividad ante este tema, el estado de emergencia será una crisis de derechos humanos pero para este lado del Río Bravo. 

*Durango, 1991 // Licenciado en Economía por la Universidad de Texas en El Paso (UTEP). Especialidad en Ciencias Políticas.

5 comments

  1. Lupita Najera-Clarke 28 febrero, 2019 at 19:02 Responder

    Interesante. ¿Cuál crees que sería una postura más “adecuada” por parte de AMLO? Hablas de silencio y pasividad.
    ¿Crees expresar abiertamente su oposición a la construcción del muro serviría para que el presidente de E.U cambiara de opinión?
    ¿A qué te refieres cuando hablas de pasividad?
    ¿De qué manera pudiera ser más activo (o en todo caso pro-activo)?
    ¡¡Un saludo cordial!!

  2. Abraham rivera 2 marzo, 2019 at 20:02 Responder

    Punto de vista muy cierto. Ojalá nuestro gobierno fuera capaz de tener los pantalones que se necesitan para responderle a Estados Unidos de maneras que lo dignifiquen.

Leave a reply